Andreina Rivera sueña con que, pronto, su hija Andreita sea enfermera, profesora o lo que ella elija. “Quiero que tenga mejores oportunidades; por eso es el esfuerzo que damos como padres”, confió.

Esta madre de familia cuya hija estudia en la Unidad Educativa Naidelyn Naomi Mero Arcentales, establecida en la Parroquia Rural Santa Marianita (Manta, Ecuador), decía aquello mientras peinaba a la pequeña estudiante del tercer año de básica y esperaba retirar un kit escolar provisto por el Gobierno municipal de Manta.

La señora señaló que el sustento de su familia depende de lo que obtenga el marido de ella, Manuel Murillo, mediante su trabajo de pescador artesanal. Y reconoce que los útiles escolares entregados para su hija son una gran contribución en un momento familiar de magra economía.

Son 250 kits, con libros y cuadernos, entregados a pequeños estudiantes de la Unidad Educativa mencionada.

“Este recurso, que se podría invertir en una calle o acera, lo estamos entregando en estos útiles escolares, porque es la garantía de un mejor futuro para nuestras niñas y niños de la zona rural”, justificó el alcalde manteño Agustín Intriago.

Antes de escuchar el discurso del alcalde, la niña estudiante Valeska Reyes y la madre de familia Narcisa Flores, habían exteriorizado su satisfacción por los kits escolares proporcionados por la Administración municipal, asegurando que se convierten en una herramienta educativa idónea para el desenvolvimiento estudiantil.

FUENTE: Gobierno Autónomo Descentralizado (GAD) del Cantón Manta (Provincia de Manabí, República del Ecuador), mediante boletín y foto cursados con firma de la periodista Gema Arteaga Briones, relacionista pública para esa entidad municipal.

100 años de Manta (1922 – 2022).