Desde que los sanatorios del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS) implementaron las campañas motivacionales para que la gente done su sangre de manera voluntaria, el Hospital General Portoviejo ha recaudado 482 pintas de aquella sustancia humana.

Este contenido es parte de REVISTA DE MANABÍ

Estas campañas vienen desde el año 2020, cuando se abrió la unidad de Medicina Transfusional en dicho hospital, señaló Belén Zambrano, responsable del área donde se reciben los componentes de la sangre, después de ser analizados en la Cruz Roja Ecuatoriana.

«En estas campañas participan mayormente los familiares de los pacientes que se encuentran hospitalizados en el Hospital General Portoviejo, así como ciudadanos que saben que estas actividades ayudan a salvar vidas«, explicó la tecnóloga, añadiendo que esta sangre es destinada para las personas que están asiladas en ese hospital.

Sobre los trámites que deben realizar los familiares de un paciente cuando necesita pintas de sangre, la especialista explicó que son los siguientes:

Valoración del médico, que determina la necesidad de recibir una transfusión de sangre; informar al paciente y sus familiares sobre el procedimiento a realizarse (ventajas y desventajas); el médico debe diligenciar la solicitud intrahospitalaria de componentes sanguíneos, mediante la cual se hace el requerimiento a la unidad de Medicina Transfusional de la casa de salud en referencia.

Acerca de la imperiosa necesidad de tener disponible sangre cuando sucede una emergencia, he aquí el testimonio de una paciente, de nombre Rosa, que dijo sentirse agradecida de las transfusiones que recibió hace varios años.

Recordó que tenía una úlcera sangrante en el estómago, que estuvo a punto de llevarla a la muerte; pero, para fortuna de ella, fue tratada a tiempo y recibió varias pintas de sangre que le han permitido seguir viviendo.

FUENTE: Boletín originado en el Hospital General Portoviejo del IESS (Ciudad de Portoviejo, Ecuador), remitido -junto a la foto preinserta- por Margarita Pérez Verduga, comunicadora social para ese sanatorio.

Anuncio publicitario