Muchos manabitas siguen confiando en él a través de sus delfines, porque implantó en el Ecuador un modelo de gobernanza pública modernizadora y de derechos, aparte de las obras físicas construidas en la provincia.