La última vez que Ronald López había vivido un invierno copioso fue en el año 1996,  pero lo que ha debido vivir ahora -según él- no tiene punto de comparación. Las primeras lluvias de 2017 le dejaron a él y sus vecinos apenas con lo que traían puesto. 17 familias que se ubican cerca de una quebrada y la escuela de Colorado perdieron todos sus enseres cuando el torrencial desbordó el cauce de este afluente.

Mientras limpiaba su casa, Ronald comparaba: lo que no se llevó el terremoto lo arrebató la lluvia.

Entretanto, personal del GAD municipal distribuía agua potable en esta zona. A cada familia se le entregaba medio metro cúbico de líquido vital.

Aparte, la Dirección Municipal de Higiene hizo una recolección extraordinaria de basura, en tanto que la Cruz Roja y el Ministerio de Salud hacían un sondeo de las familias en situación de mayor vulnerabilidad ante las lluvias.

El fin de semana anterior, la presidenta del Patronato municipal, Mercy Santos de Quijije, recorrió las zonas afectadas por las lluvias, entre ellas Colorado, Colinas del Porvenir y Cárcel, llevando víveres para las familias damnificadas. A más de ello coordinó la presencia de una brigada médica en el sector Los Ángeles de la Parroquia Eloy Alfaro, que atendió consultas y entregó medicamentos a más de 220  personas.

Hugo Mero, director del servicio municipal de agua potable y coordinador de emergencias 24 horas, informó que se ha trabajado arduamente en las zonas afectadas. Por ejemplo, atendieron un llamado de auxilio por inundación en Cárcel Simón  Bolívar. Llevaron una máquina recogedora de lodo para despejar el área y así permitir que las aguas fluyan de forma normal. En Colorado también se retiró el lodo que obstruía las vías. Labores similares se efectuaron en otros sectores, agregando la limpieza de pozos en alcantarillas colapsadas durante toda la semana.

Esos trabajos alcanzaron también a diversas ciudadelas, como Paraíso de los Robles, Leónidas Proaño, Tierra Santa, Los Bajos, Colinas del Porvenir, Kennedy, Monterrey, entre otras.

Diferentes colaboradores municipales han unido fuerzas para salir a dar la mano a quienes han pasado o están pasando momentos de apuros a causa del fuerte temporal que azota a la provincia de Manabí. Lo hacen con recursos propios del GAD cantonal y con apoyo de personal y máquinas del GAD provincial.

Para atender en estas emergencias la municipalidad ha conformado tres grupos de trabajo, cada uno dirigido por un jefe departamental.

FUENTE: Dirección de Comunicación Social del GAD cantonal de Montecristi, mediante boletín informativo y fotos con firma de su directora, periodista Sofía Paredes.- MANTA, 08 de febrero de 2017.