Aún hay secuelas del terremoto de 2016 en la ciudad de Manta

El Comité Cantonal de Operaciones de Emergencias (COE) trata de solucionar ciertos problemas, pero tropieza con dificultades complejas.

Mientras tanto, la ciudad se desenvuelve en un ambiente irregular, con muchas calles interrumpidas por los trabajos reconstructivos o reparadores, a los que suman aquellos del plan de regeneración vial emprendidos a raíz del gran sismo. El polvo de las construcciones está suspendido en el aire y las actividades económicas aún no recuperan su plena normalidad.

También hay frecuentes interrupciones del servicio de agua potable y un poco menos del servicio de electricidad. Algunos planteles educativos y centros de salud todavía funcionan con limitaciones, en tanto que el tránsito tiene dificultad para circular en los tramos de vías donde se hacen las obras.

En medio de esa situación, el COE sesionó durante la mañana del viernes 8 de diciembre, con el fin de evaluar el estado de cosas y adoptar medidas para procurar resolver los problemas pendientes. La sesión fue presidida por el alcalde Jorge Zambrano Cedeño.

Demolición de un hotel privado

Uno de los puntos tratados fue el pedido del propietario del Hotel Las Rocas (Tarqui), Antonio Ramón Cedeño, que a través del abogado que lo patrocina, Julio Barrezueta, solicitó que la demolición que realiza el Ministerio de Obras Públicas no sea total, sino que se les permita conservar las columnas y el piso de la planta baja, con la finalidad de poder construir una estructura metálica destinada a locales comerciales, lo cual -según los peticionarios- no representaría peligro en razón de la ausencia de sobrepeso y la resistencia del hierro.

El COE aprobó el petitorio, pero a condición de que se presente el proyecto a los departamentos técnicos municipales, que harán las inspecciones pertinentes para determinar los aspectos de seguridad.

El desacuerdo entre condominios

La sesión también trató los casos presentados a consecuencia del desacuerdo entre los condueños de los conjuntos habitacionales Tohallí, El Palmar, BEV y Loma de los Vientos, que impide realizar las demoliciones porque algunos están opuestos y otros hacen demandas desproporcionadas.

El alcalde dijo que propuso una permuta a los propietarios del conjunto BEV derrocado (malecón), pero no se aceptó el ofrecimiento de entregarles un terreno en una zona de alta plusvalía, porque quieren un valor mucho más subido.

En el caso de El Palmar, la representante del MIDUVI dijo que existen 9.000 dólares del bono para las personas que tengan un terreno donde construirles su vivienda, pero los propietarios quieren que se les construya bloques en condominio, lo que el MIDUVI considera imposible. Otros, en cambio, piden el dinero contante y sonante. Aunque lo que más hay son herederos que no residen en Manta.

En todo caso, el COE cantonal resolvió derivar este caso al COE provincial, para que allá se analice y se tome la decisión más viable, en virtud de que ha transcurrido mucho tiempo.

FUENTE: GAD municipal de Manta (sesión COE), mediante boletín informativo y foto, con firma de la periodista Gema Arteaga Briones, directora de gestión de comunicación.