Cientos de vehículos estacionados en ambos lados de la vía -desde aproximadamente un kilómetro antes del ingreso a la playa de San Mateo- daban cuenta de la dimensión de la convocatoria. Miles de fanáticos de la música electrónica derrochando energías, con las mezclas del Manta Music Fest organizado por el Gobierno municipal de Manta.

Ocho disc jockeys (pincha discos) constaban dentro de la programación, que inició a las 14h00 calentando el ambiente con las presentaciones de los locales Steve, Linux y Julio Díaz, mientras hileras interminables de jóvenes caminaban hacia la playa.

A las 16h20 la espuma de carnaval fluía por sendos cañones, refrescando la tarde soleada incandescentemente, mientras las pelotas playeras iban de un lado a otro.

Luego, Edgar M. & Rocks subieron el ímpetu con sus mezclas, mientras polvos de colores inundaban el ambiente y uno que otro afortunado alcanzaba alguna de las camisetas distintivas del evento, que eran lanzadas desde el escenario.

Y a las 17h44, el DJ Fabricio, que no estaba dentro de la programación inicial, cambió de ritmos e interactuó con el público hasta subir a una joven de la multitud para, por unos instantes, convertirla en DJ. Y el número de personas en San Mateo seguía creciendo.

Disc jockey Rabbit

La mayor energía del festival llegó a las 18h10, cuando la pantalla LED proyectó el logo del conejo y desde Quito hizo su aparición en el escenario el conocido DJ Rabbit, con su elenco de animación.

– “¡Los extrañé, chicos!… ¿Me extrañaron, crushs?”-, lanzó Rabbit desde el escenario, nada más hacer su aparición.

El músico, cuyo nombre verdadero es Diego Espinoza, se pasaba del rap duro al pop y de ahí a los ritmos latinos, mientras en la pantalla surgían imágenes psicodélicas. Rabbit pasó una hora con picos de alta intensidad que hizo vibrar a los miles de jóvenes bronceados, que no dejaron ni por un instante de moverse y corear letras de las canciones de sus mezclas.

El cierre del Fest

George Levi, de la conocida discoteca Lost Beach (Playa Perdida o Escondida), de Montañita, y Oscar Troya, fueron los exponentes que siguieron, logrando que el público continuara la fiesta con la misma alegría. El cierre estuvo a cargo de Zetha, con ritmos más suaves y el uso de la robótica como parte de su espectáculo.

Eran las 21h50 cuando los ritmos finales retumbaban desde los amplificadores; la noche ya estaba muy cerrada y la multitud poco a poco se despedía de San Mateo y de esta cita para los amantes de la electrónica, hasta una próxima edición.

Seguridad pública

Un gran contingente de miembros de la Policía Nacional, acompañado de canes entrenados, estuvo resguardando el orden y ayudando a personas extraviadas. Defensa Civil, bomberos y rescatistas acuáticos estuvieron también alertas. La unidad móvil de Patronato municipal brindó atención médica de emergencia primaria a personas que tuvieron pequeños percances; mientras que 20 agentes civiles de tránsito participaron en la solución del embotellamiento del tráfico vehicular en la vía principal, debido a la cantidad -nunca antes vista- de automotores desplazándose por la zona.

Amplio beneficio para operadores turísticos

Tanto los restaurantes, las hospederías y las ventas ambulantes de comida y bebida que operan en San Mateo, alcanzaron un nivel de ventas por encima de sus expectativas, mostrándose satisfechos por ello.

FUENTE: GAD municipal de Manta, mediante boletín informativo y fotos, con firma de la periodista Gema Arteaga Briones, directora de gestión de comunicación (El artículo es obra de la periodista Eva Moreta Delgado).
Anuncios