La parte central e histórica de la ciudad de Portoviejo luce hoy agradablemente gracias a la gestión del Gobierno municipal en funciones y a un oportuno apoyo financiero del Banco de Desarrollo del Ecuador (BDE).

El ente financiero estatal concedió 11’258.632 dólares, de los cuales 6’918.632 dólares corresponden a una asignación no reembolsable otorgada por el Gobierno ecuatoriano. Con todo este dinero se regeneró un total de 8,6 hectáreas, beneficiando directamente a 6.612 habitantes.

El proyecto dio empleo temporal a más de 100 trabajadores locales y abarcó las calles Rocafuerte, Morales, Olmedo, Ricaurte, Sucre, Colón, Quiroga, Chile y Bolívar, todas ellas con una vocación comercial de arraigada tradición.

La inauguración de esta obra convocó a numeroso público y a María Alejandra Vicuña, vicepresidenta de la República del Ecuador; Rolando Murgueitio, gerente general encargado del BDE; José Herrera, secretario técnico del Comité de la Reconstrucción posterremoto; Xavier Santos, gobernador de la provincia de Manabí; entre otras personalidades invitadas por el anfitrión Agustín Casanova, alcalde del Cantón Portoviejo.

“Gracias al Banco de Desarrollo está gran obra cuenta con un 30 % de financiamiento no reembolsable. Hoy autoridades y ciudadanía trabajan juntos para satisfacer las necesidades de la ciudad”, destacó la vicepresidenta de la República.

Por su parte, el gerente general del BDE destacó que Manabí es una prioridad del Gobierno nacional. “En el BDE continuaremos trabajando para cristalizar sus proyectos y así seguir construyendo un país de progreso”, prometió.

Carlos David Vera, en representación de los beneficiarios directos de la obra, señaló que los portovejenses reciben una plataforma ideal sobre la cual desarrollar los emprendimientos. “Como emprendedor, como alguien que quiere progresar aquí, en mi ciudad, debo decir: gracias a todos los entes que hicieron posible que esta obra se ejecute”.

La regeneración permitió un cambio en el tipo de ciudad que actualmente tiene la capital de la provincia de Manabí, en donde la priorización y planificación es para el peatón. En ese sentido se redujo el área de vías de 2,2 hectáreas (has) a solo 1,2 hectáreas, y se incrementó el área de aceras de 1,2 has a 2,4 has. Adicionalmente se construyeron 27.702  m2 de aceras.

Además se instalaron más de dos mil metros lineales de alcantarillado pluvial, con tuberías que van desde los 335 a los 875 mm de diámetro; mientras que para el alcantarillado sanitario se tendieron 1.270 metros lineales de tubería con un diámetro de 335 a 440 mm.

El proyecto busca convertir a Portoviejo en una urbe más accesible e incluyente, por lo que en las aceras se colocó piso podotáctil, diseñado para personas con discapacidad visual; además se instalaron 22 semáforos sonoros y 161 semáforos normales. La obra cuenta también con 50 pasos peatonales inclusivos.

La estética del centro histórico de Portoviejo cambió. Atrás quedó el tendido aéreo de redes de electricidad, telefonía, internet y control del tránsito, que producían contaminación visual. Ahora, los 124 mil metros de cables han sido soterrados en 6.940 ml de canalización de energía eléctrica y 5.764 ml de canalización para voz y datos.

Así, el plan piloto de regeneración urbana permite tener una ciudad moderna e inclusiva, ajustada a los estándares internacionales, atractiva para sus habitantes y los turistas locales y extranjeros.

En la parte final de la inauguración de esta valiosa obra municipal, se suscribió un convenio de financiamiento complementario por valor de 1’932.911 dólares entre el BDE y la Administración del municipio local, para la construcción del alcantarillado sanitario de la Parroquia Crucita.

FUENTE: Boletín informativo y fotos, con firma del periodista Armando Castro Bravo, comunicador del BDE zonal Manabí, Portoviejo.
Anuncios