La industria pesquera no escapa al control sanitario de Arcsa

Sección Raspado de una industria atunera de la ciudad de Manta. Manabí, Ecuador.

Con la finalidad de mantener un efectivo control sanitario sobre la industria de pescado y sus derivados en la provincia de Manabí, la Agencia Nacional de Regulación, Control y Vigilancia Sanitaria (Arcsa) realiza continuas inspecciones de seguimiento a la certificación de Buenas Prácticas de Manufactura (BPM), obtenida por este tipo de establecimientos.

Durante la inspección, los técnicos de Arcsa verifican el correcto cumplimiento de las BPM en las plantas procesadoras, así como la aplicación de la normativa sanitaria vigente. En cada planta, sus representantes detallaron el tratamiento que se le brinda al pescado desde su ingreso a las instalaciones y los diferentes controles internos que utilizan para mantener la inocuidad de sus procesos.

Durante este año se han realizado inspecciones de seguimiento de BPM en 48 plantas procesadoras de pescado y sus derivados en Manabí. Estas acciones forman parte del plan de Arcsa con respecto al control sanitario en la industria alimenticia del país, con lo que se busca garantizar que los productos que se expenden a nivel nacional sean seguros y aptos para el consumo humano.

FUENTE: Arcsa (Portoviejo), mediante boletín informativo y fotos con firma de su comunicadora Isabel Intriago Morán.
Anuncios