En defensa de la institucionalidad de la Alcaldía de Manta

Por David Ramírez

En las últimas semanas se advirtió una alevosa campaña de desinformación que pretende desestabilizar a la administración entrante del alcalde electo Agustín Intriago, bajo un supuesto impedimento legal que evitaría que se posesione este miércoles.

Una vez analizados los antecedentes y argumentos que se han expuesto como causales de la pretendida inhabilitación, al margen de ser improcedente en el marco legal, revela una velada maniobra que atentaría contra la voluntad soberana de los mantenses que eligieron a Intriago como su alcalde.

Al parecer, no hay que ir muy lejos para desenmascarar a todos y cada uno de los que han montado este escenario. Los actores están entre los mismos que tomaron parte de la reciente contienda política que, hoy en calidad de mercenarios, buscan festinarse una alcaldía que no ganaron en las urnas.

En sólo concebir esta movida politiquera se puede dimensionar la perversidad de sus mentores y muestra el grado de degradación al que pueden llegar, con tal de hacerse del poder.

Que se conozca, hasta el momento no se ha dado ningún pronunciamiento frontal en defensa del alcalde electo por parte de los concejales elegidos el pasado 24 de marzo. Lo que sí es público, es que se reúnen indistintamente para formar la nueva mayoría, discutir quien debería reemplazar a Intriago y nombrar el vicealcalde o vicealcaldesa, configurando un acto de canibalismo político en su más pura expresión.

Se esperaba que el nuevo cuerpo edilicio actuara en concordancia con lo moral e hiciera causa común con el alcalde electo Agustín Intriago como su primera autoridad, pero más bien, algunos se están dejando arrastrar por los oscuros intereses que están detrás de esta burda maniobra que es, sobre todo, un golpe bajo a la institucionalidad de la Alcaldía de Manta y a la soberanía del pueblo.

La defensa del alcalde electo debe ser una tarea no sólo de los nuevos concejales –quienes deben actuar en consecuencia con las leyes, ser coherentes y honrar la voluntad de los electores– sino un compromiso cívico de todos, los que votaron y no votamos por él. Cualquier otra acción debe ser rechazada identificando a sus promotores, para a ellos sí descalificarlos del ejercicio político.

Es inadmisible que quienes han sido elegidos para servir a la ciudad, se presten para conspirar y sentar un nefasto precedente en su contra, aún sin apenas tomar posesión. Vamos a estar vigilantes, sin duda.

Nueva York, mayo 13 del 2019 (Foto de cabecera: Agustín Intriago Quijano, alcalde electo de Manta).
Anuncios