Urgen a COE Manta, exigir alta bioseguridad en industrias alimentarias

En una carta pública, los ‘Ciudadanos en Cuarentena’ (académicos, profesionistas, empresarios) exigen que el COE cantonal y el alcalde Agustín Intriago limiten la operación de las industrias alimentarias y extremen allí el control epidemiológico correspondiente.

David Ramírez*

david.ramirez@eldiariony.com

De manera espontánea, un numeroso grupo de organizaciones y personas particulares, autodenominados ‘Ciudadanos en Cuarentena’, emitieron una carta pública dirigida al COE (Comité de Operaciones de Emergencia) cantonal y al alcalde de Manta a fin de exigir que, de manera inmediata, tome acción sobre un potencial riesgo de contagio masivo por la pandemia del virus SARS-CoV2 (causante de la enfermedad covid-19) entre el personal que labora en las industrias alimenticias establecidas en la ciudad y su zona de influencia.

Hasta este miércoles, la cifra de contagios en Manabí por el coronavirus (COVID-19) era de 132: Manta con 42 y Portoviejo con 50 casos positivos, las ciudades más afectadas. Sin embargo, particularmente en Manta, la cifra real de personas contagiadas podría bordear los 300, según fuentes cercanas al manejo de la crisis de salud.  

En cuanto a los fallecidos en Manta, las autoridades no han revelado hasta ahora ninguna cifra, pero el número sobrepasa los 30, entre ellos miembros de conocidas familias mantenses, como el principal accionista de La Fabril, Carlos González-Artigas, María Zambrano Segovia (hermana del ex prefecto de Manabí, Mariano Zambrano), el doctor Gustavo Munizaga; y el doctor Alcides Castillo en Montecristi.

El grupo de la sociedad civil, entre los que se cuentan médicos, enfermeras, abogados, arquitectos, ingenieros, educadores, empresarios, transportistas, deportistas, expertos en marketing e informática y periodistas, instan en el documento a evaluar con carácter urgente la aplicación de medidas para mitigar el riesgo de contagio y su propagación en este segmento laboral, tomando las recomendaciones mundiales de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), que expresamente dicen: “es fundamental proteger a los productores de alimentos y a los trabajadores del sector alimentario en el ámbito de la elaboración y la venta al por menor, a fin de reducir al mínimo la propagación de la enfermedad dentro de este sector y mantener las cadenas de suministro alimentario”.

El documento suscrito por los ciudadanos mantenses advierte que, “el riesgo de la propagación del contagio en este sector es inminente debido a que, según especialistas y voceros oficiales del Gobierno, como el ministro de Salud, se estima que se llegará al 60 % de la población del país, y la propagación se dará en estas inmediatas semanas. Las autoridades han señalado que es indispensable que las protecciones deban realizarse con mayor rigurosidad por el comportamiento del virus, desconocido y nuevo, el cual se estaría ‘manteniendo en el aire un tiempo importante’, señaló el propio ministro de Salud, el epidemiólogo Dr. Juan Carlos Zevallos.

Con este antecedente, el documento subraya que “es muy probable que puedan extenderse los plazos de la cuarentena sanitaria en la población, y es necesario garantizar (…) el funcionamiento del suministro de la cadena alimenticia, para que la crisis sanitaria no lleve a una crisis alimentaria, que luego podría generar una explosión social con consecuencias incalculables. Las mismas autoridades de salud del Gobierno, y los organismos de salud acreditados, indican que la manera más efectiva de frenar la propagación del contagio es guardando el aislamiento y medidas de cuarentena en domicilios, durante todo el período de emergencia sanitaria.

El número de personas en Manta y zonas aledañas vinculadas como mano de obra directa de las fábricas del sector alimenticio se estima en alrededor del 10 %, y su impacto en las familias permite calcular que el porcentaje llegue a un 25 % de la población del cantón (aproximadamente 70 mil personas). Solo el sector pesquero agrupa 83 empresas procesadoras y comercializadoras de productos pesqueros y emplea directamente a alrededor de 20 mil personas, o unas 10 mil familias.

Así mismo, el documento establece de manera expresa, que se ha denunciado el temor de trabajadores de fábricas y sus familias. Que las fábricas no han podido aplicar de manera completa las normas de bioseguridad, la aplicación radical del distanciamiento social entre los puestos de trabajo en las plantas de producción, y el uso obligatorio de mascarillas y visores para todo el grupo humano administrativo y de obreros.

Ante este escenario, el colectivo ‘Ciudadanos en Cuarentena’ propone una serie de acciones, principalmente que el COE cantonal habilite una Mesa Técnica de Trabajo para tratar el riesgo en el sector de las empresas de producción y empaque de alimentos.

* Periodista ecuatoriano (Manabí) residente en Estados Unidos, donde es editor para El Diario de Nueva York. FOTO: Obreros en una empacadora de atún, remitida por el autor de esta información.