Mascarillas y guantes: proes y contras

En estos días de contagio viral que vive la humanidad, el uso de mascarillas y guantes se ha vuelto indispensable a fin de evitar la propagación, y por eso lo obligan los expertos sanitarios y las autoridades a cargo de controlar la pandemia. Pero lo que quizá nadie se imaginaba es que estos dos artículos protectores también tienen su lado negativo llegado el momento de deshacerse de ellos.

La Empresa Pública Aguas de Manta (EPAM), responsable de los servicios públicos de agua potable y alcantarillado de Manta (Ecuador), mediante un comunicado distribuido a los medios de comunicación colectiva indica, con gran decepción, que muchos usuarios de esos dos objetos, a la hora de desecharlos simplemente los arrojan sin cuidado a la calle y terminan taponando las rejillas filtrantes del sistema de alcantarillado.

Dicha empresa cita la experiencia que al respecto ha vivido el ciudadano Mauro Andino, decano de la Facultad de Ciencias de la Comunicación de la ULEAM, que desde la Urbanización Ciudad Azteca hasta el Barrio San Pedro encontró más de 32 guantes de látex y varias mascarillas tiradas en calles, veredas y terrenos baldíos.

Según la EPAM, Andino calificó el hecho de “crimen a la salud de los ciudadanos” por parte de quienes lo ocasionan, pues el material se convierte en una vía de transmisión del coronavirus. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) el virus puede mantenerse vivo hasta por ocho horas en los guantes de látex y mascarillas que se arrojan en la vía pública. 

“Ahora entiendo por qué la pandemia del coronavirus se ha hecho comunitaria. Aquello ya no es culpa de las autoridades, sino de quienes no toman las medidas necesarias para evitar su propagación”, señaló Mauro -a decir de la EPAM- quien se encontró con esta novedad cuando se dirigía a llevar alimentos a un familiar.

Pero eso no es todo, explica el gerente general de la EPAM, Jean Carlos Montesdeoca: “Cuando llueve, ese material que se echa a la calle es arrastrado por el agua y termina tapando y colapsando los sistemas pluviales y sanitarios. Entonces estamos generando otro problema a la ciudad, porque las alcantarillas empezarán a rebosar”, enfatizó el gerente.

Aguas de Manta recuerda una manera apropiada de manejar los guantes y mascarillas usados: rocíe cloro u alcohol sobre ellos, métalos en una funda hermética y procure que se la lleve el carro municipal recolector de la basura.

FUENTE: Epam (Manta), mediante boletín y fotos con firma de Gabriel Pazmiño, gerente de comunicación.