A TRES AÑOS DEL GAD DE DON AGUSTÍN

El historiador y educador Joselías Sánchez califica la gestión municipal de Manta en el último año y propone un plan para desarrollarlo después de la pandemia.

Joselías Sánchez R. / sjoselias@gmail.com / 2020-05-10.

Joselías Sánchez Ramos, presidente de la Junta de Vecinos de la Zona Cero Tarqui de Manta. Manabí, Ecuador.
Joselías Sánchez Ramos.

HOLA AMIGOS. Celebramos el primer año (15 mayo) del señor alcalde, don Agustín Intriago Q., y de los once honorables concejales del GAD municipal de Manta: Dr. Raúl Castro, vice-alcalde; Violeta Ávila, Verónica Calderón, Beatriz Santos, Marciana Valdivieso; Miller Andrade, Juan Casanova, Mauro Rezabala, Hernán Salcedo, Ledín Valencia y Bosco Vera.

En los dos últimos meses de este primer año están administrando el desastre de la pandemia del coronavirus.

JUNTOS POR MANTA

Soy un mantense cautelosamente optimista que está observando el vigoroso liderazgo del alcalde de Manta, el trabajo de los concejales en las mesas técnicas, la colaboración de las organizaciones porteñas, el aporte de la empresa privada, la entrega y sacrificio de los servidores municipales, del personal de las empresas de servicio público, de los trabajadores de la salud, de los miembros de la fuerza pública, del Cuerpo de Bomberos, grupos de socorristas y de quienes mantienen el suministro de alimentos, medicinas y otros.

Trabajar juntos por Manta es alentador. Es lo que aspiramos para Manabí. El reclamo de los sectores barriales es también alentador, se escucha a la gente y no solo a los sempiternos dirigentes. El coronavirus está logrando lo que habíamos perdido en los últimos 25 años.

ORGANIZACIÓN Y DISCIPLINA

Para enfrentar al coronavirus, la sociedad tiene un desafío que se resume en dos acciones: “organización y disciplina”, nos dice el alcalde Intriago. Tiene razón. Por eso le pide a la población asumir una nueva forma de vivir.

“Lo único en lo que hay plena certeza es que la preparación, la educación civil y una correcta formación de profesionales de la salud podrá evitar una catástrofe”, sostiene Gerardo Sifuentes, reconocido periodista mexicano

El alcalde de Manta tiene razón: “hay que asumir una nueva forma de vivir, “(…) porque no se trata de cuándo… se trata de cómo”.

TRES AÑOS SIGUIENTES

Para cumplir su período, al alcalde y a los once concejales les faltan tres años. Un año bajo el gobierno del señor Lenín. Luego vendrán dos años con un nuevo gobierno nacional.

El tiempo pasa muy rápido. En el año que le falta al señor presidente Lenín, no habrá tiempo para un nuevo hospital. El nuevo gobierno tendrá que asumir su construcción o terminación.

La situación se repite. En el último año del gobierno del señor presidente Rafael ocurrió el terremoto (corrupción y obras mediocres) y su gobierno no abordó la construcción del HRZ; quedó para el nuevo gobierno del señor Lenín. Este ya se va. Manta sigue sin hospital.

Durante este tiempo también nos acompañará la covid-19 y/o su mutación. El prestigioso epidemiólogo norteamericano, Michael Olsterholm, afirma: “Esta pandemia no es la escena final. Estamos solo en el comienzo. El virus seguirá infectando a los seres humanos…”.

TRES PREOCUPACIONES

Recojo tres de las preocupaciones del alcalde manifestadas durante estos meses del coronavirus:

  • 1) Planificar prudentemente la reactivación económica en el marco de la emergencia;
  • 2) Fortalecer nuestra capacidad hospitalaria.
  • 3) Superar la emergencia sanitaria indefinida en la que se encuentra Manta desde agosto del 2019.

UNA. Recordar que Manta es una ciudad oceánica, que el mar es nuestro amigo y que la economía de la Mancomunidad del Pacífico depende de la pesca.

En la conurbación de Manta, Montecristi y Jaramijó, funcionan 83 empresas pesqueras que requieren más de 20.000 trabajadores para las tareas del procesamiento. La materia prima para estas factorías proviene de la pesca del atún que capturan los pescadores en la flota atunera de Manta.

DOS. La capacidad hospitalaria de Manta es deficiente. El Gobierno presentó un proyecto insípido para su reconstrucción; y el Hospital del IESS es insuficiente. El terremoto lo destruyó. El coronavirus lo desbordó.

TRES. En agosto 2019, el GAD declaró al cantón en estado de emergencia sanitaria porque su sistema de alcantarillado sanitario está deteriorado, porque los ríos Burro, Manta y Muerto se han contaminado por las descargas diarias de aguas residuales. El proyecto integral requiere de USD 300 millones.

PLANTEAMIENTO

Una loca idea. Estoy proponiendo un nuevo camino para lograr las obras que Manta requiere; ello implica elaborar nuestros propios proyectos para desechar los que nos diseña la burocracia del gobierno de turno.

Que el GAD de Manta, alcalde y concejales, dialoguen con el sector atunero para llegar a acuerdos voluntarios y crear un fondo común: “Una salud para Manta” destinada a financiar los estudios de las obras que se requieren para prevenir las nuevas pandemias: 1) El estudio del Hospital que Manta ha proyectado hacia unos 30 años. 2) El estudio para transformar la descarga de las aguas servidas generada por la población y las industrias.

En ese fondo común, los armadores de la flota pesquera y las procesadoras de pescado, de manera voluntaria, depositan un pequeño porcentaje del valor de las capturas y de la producción exportable, durante 10 años.

En aquel proyecto se debe considerar la prevención de las enfermedades virales y que el circuito de atención hospitalaria también incluya a la población de la zona sur de la provincia.

Financiados y concluidos los proyectos, el fondo común servirá para atender y especializar al personal de salud.

PROYECTO Y BUROCRACIA

El proyecto del Hospital que Manta presentará al gobierno solicitando su construcción tendrá, primero, la oposición de la burocracia que argumentará que ese proyecto está fuera de la planificación nacional; que por su magnitud es innecesario para la ciudad, y que no lo tiene ni Quito ni Guayaquil; segundo, el gran argumento que el Gobierno no tiene recursos.

La burocracia de los gobiernos de turno, manejan los presupuestos, los proyectos y nos engañan con sus contratos. Un ejemplo simple, adicional, de cómo nos maneja la burocracia central es la asignación de USD100 millones para la “nueva ruta de acceso al puerto de Manta” que hoy llaman “Vía Colisa – Manta”, cuyo primer tramo lo está construyendo el GAD municipal remodelando el malecón (redondel pescador – redondel la Inepaca).

Frente a la burocracia dorada del nuevo gobierno, el nuevo liderazgo de Manta, fortalecido tras vivir dos tragedias: terremoto y coronavirus, sabrá encontrar nuevas rutas de gestión, acción y consecución.

CUATRO TAREAS PENDIENTES

La Manta post coronavirus debe recuperar cuatro tareas pendientes del 2019 y mirar hacia la cuenca del Pacífico, hacia una economía de glocalización, hacia una gobernanza territorial como mancomunidad, y hacia una ciudad inteligente para la educación y el comercio.

CUATRO UNO. Manta, ciudad aeroportuaria. La concesión del aeropuerto Eloy Alfaro de Manabí a la KAC de Corea para utilizar la aerovía Manta – Tahití, antes que lo haga Guayaquil. Al gobierno del señor Moreno le falta un año.

La internacionalización, digamos, asiatización del aeropuerto Eloy Alfaro de Manabí con la inversión coreana, permitirá la glocalización de Portoviejo, Rocafuerte, Jaramijó, Manta y Montecristi, en una mancomunidad preparada para enfrentar las nuevas pandemias y desarrollar proyectos diferentes con la inversión asiática.

CUATRO DOS. Manta, ciudad alimentaria. La implementación de la Ciudad Alimentaria en los terrenos de la Refinería del Pacífico complementará la producción agrícola de Manabí como granero de América y del mundo. Recuperar los contactos para la inversión de 1.500 millones de dólares.

CUATRO TRES. Manta, ciudad de energía solar. La instalación de la Central Fotovoltáica de 200 Mw. en los terrenos de la Refinería del Pacífico permitirá abastecer a Manabí de energía eléctrica limpia y será un importante complemento a la Ciudad Alimentaria y a los nuevos proyectos industriales.  En agosto 2019, el gobierno nacional lanzó una convocatoria internacional.

CUATRO CUATRO. Manta, ciudad inteligente. La creación de una empresa autónoma de telecomunicaciones con aportes de los cinco cantones de la Mancomunidad del Pacífico (Manta, Montecristi, Portoviejo, Rocafuerte y Jaramijó) permitirá abastecer del servicio de internet de banda ancha y telefonía a los cinco cantones, asegurando y fortaleciendo la educación en línea, el teletrabajo y los negocios virtuales.

A Agunsa le corresponde fortalecer y dinamizar el puerto marítimo internacional para responder a las nuevas prospectivas.

COROLARIO

El coronavirus me persigue, yo le hago el “quite”, me puede alcanzar, pero sus hijos y las nuevas generaciones vivirán una Manta y Manabí diferente. (Joselías, 2020-05-10)

FOTO DESTACADA: Agustín Intriago Quijano, alcalde de Manta (GAD municipal).