Un libro forjado en el fragor de la pandemia

Portada del libro “El amor, la razón de la vida”, del poeta y jurista ecuatoriano Carlos Teodoro Delgado Alonzo.

David Ramírez* / Nueva York / 19-07-2020

Cuando más estábamos sumidos en esta larga noche de incertidumbre, surge Carlos Teodoro Delgado con el libro “El amor, la razón de la vida”, en el que recoge los poemas más célebres forjados en la efervescencia de su juventud, hasta los más recientes y sentidos, marcados por la pandemia.

Carlos Teodoro, fiel a esa sensibilidad de poeta empedernido al que conozco desde las aulas del glorioso Cinco de Junio y con quien compartí luego un largo trecho como periodista en el desaparecido periódico El Sol, no pudo ser más oportuno en estos días para recordarnos que el amor es, quizá, el único de los sentimientos que nos puede salvar en las horas de adversidad.

Otros artículos de David Ramírez que podrían interesarle:

La noche del viernes 26 de junio fuimos partícipes de la presentación virtual de “El amor, la razón de la vida”, una velada que es ya histórica, pues se convierte en el primer libro -en Ecuador, al menos que yo sepa- presentado en la era de confinamiento, como lo exige la nueva normalidad.

A través de la plataforma Zoom, desde varias ciudades del país y el mundo, pudimos celebrar la cristalización de esta acertada iniciativa de Carlos Teodoro, como lo destacara en el prólogo del poemario el magistrado de la Corte Nacional de Justicia, doctor Iván Saquicela Rodas:

“Carlos Teodoro, ha recopilado sus poesías y ha compuesto otras y lo ha realizado cuando el Mundo se silenció por las trágicas circunstancias que viene padeciendo y el autor ha comprendido que es el momento más adecuado para hablar del amor como la fuerza poderosa que mueve el mundo, que sana y promueve la salud, difunde el calor humano y fortifica el camino hacia la felicidad y la paz interior; porque nunca estará vedado dar y recibir amor cuando más duro es el trajinar de la vida” (sic).

Carlos Teodoro Delgado en la presentación de su poemario (Foto capturada del vídeo que recogió el desarrollo del evento).

En efecto, Carlos Teodoro expresa con íntima transparencia ser un hombre en búsqueda constante del amor, ese sentimiento que aflora por sus padres y sus hermanos y queda reflejado en su libro en el poema dedicado a su hermano Edwin, fallecido en abril, justamente en los días más aciagos de la pandemia.

“Cambio mis años de dura lucha, de constancia por la superación de mi vida, mis triunfos fulgentes, mi fortuna; por un gran amor”, escribe el poeta, que dimensiona al amor como lo más valedero, que –incluso- está dispuesto a dejar su integridad y reemplazarla con este inmarcesible sentimiento.

En la obra de Carlos Teodoro encontramos versos de exaltación, de nostalgia, de melancolía y de ternura, que no solamente calzan para la intimidad del poeta, sino que sirven para que la humanidad pueda, a través de ellos, expresar todo lo que imagina y piensa para enarbolar a estos seres queridos.

En el encuentro virtual estuvieron, entre otros, entrañables amigos: Damia Mendoza, nuestra gaviota fraterna de la Casa de la Cultura nacional; la también poetisa -montecristense- Betty Mendoza Largacha; y Mariana Córdova de Largacha, quien matizó la noche con canciones de música nacional.

El libro se lo puede descargar de manera gratuita a través del siguiente enlace.

https://drive.google.com/file/d/1Vy5VAwglafD8AqXlWFtTpEMOcMugoLPU/view?usp=drivesdk

La presentación del libro quedó registrada en YouTube y se puede ver a través de este enlace.

* David Ramírez, periodista manabita residente en Estados Unidos, es editor en El Diario de Nueva York.