Cómo resolver conflictos entre vecinos de condominios

Las diferencias culturales están en la base de los malentendidos que llevan a las disputas agrias./ FOTO: KEYWORD, Quito

En la actualidad, en el Ecuador hay mucha gente conviviendo en conjuntos residenciales adosados unos a otros, generalmente en espacios reducidos y teniendo que compartir áreas comunitarias que no todos utilizan con igual cuidado. Esta situación suele desencadenar enfrentamientos, a veces ásperos, que deterioran la armonía social y provocan distanciamiento.

La Ley de Propiedad Horizontal y su Reglamento General son las normas que establecen los derechos, obligaciones y reglas de convivencia que deben cumplir las personas que habitan en un condominio o en un conjunto habitacional.

Complementariamente, los condóminos pueden elaborar un reglamento interno que contenga las reglas específicas para su condominio, las cuales deben ser acatadas por todos quienes lo habitan.

Pese a que ya se cuenta con normas para tener una mejor convivencia, las relaciones entre vecinos pueden desencadenar en conflictos que los administradores deben solucionarlos de una manera oportuna y adecuada para que sus decisiones no afecten a la comunidad.

Los conflictos, a su vez, pueden ser oportunidades para mejorar las relaciones vecinales y aclarar malos entendidos o disgustos. Resolverlos ayudará a que la convivencia sea más saludable.

Las disputas vecinales pueden degenerar en enfrentamientos ríspidos./ GRÁFICO: KEYWORD, Quito

Fundación Bien-Estar le ofrece algunos consejos para manejar los conflictos dentro del condominio:

  • Identificar el problema: los administradores de condominios deben conversar directamente con cada una de las partes conflictuadas para conocer los hechos directamente de las fuentes y no de chismes o rumores. Una vez recolectada la información, los administradores deberán ayudar a construir una solución para el beneficio de todas las partes.
  • No todo es negociable: existen disposiciones que se encuentran en la ley o el reglamento general y que deben ser cumplidas sin objeción por todos los copropietarios. Un ejemplo es el pago puntual de las expensas (cuotas mensuales), que debe ser efectuado por quienes son copropietarios del condominio o conjunto habitacional.
  • Relaciones por sobre acuerdos: los acuerdos a los que se llegue para solucionar un conflicto entre vecinos deben evitar a toda costa que  las relaciones interpersonales se vean afectadas. Resolver el conflicto de una manera rápida y eficiente ayudará a que no se agudice la situación.
  • Empatía: para solucionar el problema los administradores deben pedir que las partes en conflicto se pongan en el lugar del otro vecino. De esta manera se crea conciencia sobre la afectación generada y es más factible encontrar una manera amistosa de solucionar el problema.

FUENTE: Boletín, foto y gráfico de Fundación Bien-Estar (Quito), con firma de Natalia Garzón, directora ejecutiva. Remitidos por Keyword, Gabinete de Prensa de Mutualistas Pichincha, con firma de Alejandra Jácome.