20 años del Ceibo del Amor

La celebración por el cumpleaños 19 del Ceibo del Amor y la Amistad, en la Plazoleta Azúa de Manta./ JOSELÍAS

Joselías Sánchez Ramos / sjoselias@gmail.com / 2021-02-12

Hola, amigos. Con una breve ceremonia, por motivo de la pandemia COVID-19, la ciudad de Manta celebra los 20 años del Ceibo del Amor y la Amistad, que fue sembrado en un 14 de febrero del 2000 en la Plazoleta Azúa de este puerto manabita.

El licenciado Luis Espinoza, director municipal de Cultura, a partir de las 10h00 del domingo 14 de febrero del 2021, en el Museo Cancebí (frente al Ceibo del Amor y la Amistad) recibirá a la Sra. Jacqueline Simon de Munizaga y a unas pocas personas que, año a año, celebran el natalicio de este árbol que estará engalanado con globos y serpentinas


Otras informaciones interesantes:


La breve ceremonia será transmitida en vivo y directo por la cuenta del Museo Cancebí en la plataforma Zoom y, a través de ella, el profesor Ramón Chávez García brindará saludo por la fecha.

El ceibo es el árbol emblemático de Manabí.

Cultura del árbol

A lo largo de estos 20 años, la Sra. Jacqueline Simon ha generado y fortalecido la cultura del árbol en Manta. Ella cultiva y regala pequeños ceibos que han sido sembrados en escuelas y en barrios de la ciudad.

Jacqueline es una mujer extraordinaria. 

Mujer comprometida con la cultura y con el espíritu manteño. Cuando habla de “una eternidad junto a mi ceibo” debemos entender el epicentro holístico que significa la Plazoleta Azúa en su vida.

Ella recuerda: “Mi alegría tiene doble motivo; el destino quiso que haya logrado la creación del Museo Concebí justo frente a la Plazoleta Azúa y me encuentre por una eternidad junto a mi ceibo”.

Árbol ciudadano

A la anterior administración municipal se solicitó declarar al ceibo de la plazoleta Azúa como “Árbol ciudadano de Manta”.

Lo hicimos porque consideramos que los árboles hacen parte de la memoria de la ciudad. Ellos forman parte de la cotidianidad de la gente, de las familias, de los barrios, de las instituciones e incluso forman parte de la identidad individual y colectiva de una comunidad.

Los árboles nos enseñan que si no hay vínculos no hay patrimonio. El árbol, cada árbol, es un vínculo marcado por los afectos de nuestra niñez, por los recuerdos de nuestra juventud, por la convivencia cotidiana, por la vecindad, porque ellos generan un arraigo con el territorio donde se planta y crece, al mismo tiempo que crea conciencia ambiental.

Invitación al GAD

Invitamos al GAD municipal para que a través de su Pacto Verde se perciba que los árboles amplían nuestro concepto tradicional de patrimonio.

“Los árboles nos recuerdan que el patrimonio es vivo y no tiene que ser necesariamente único, antiguo, estético y permanecer para siempre”, sostiene el maestro colombiano Germán Fierro.

Reconocemos y aplaudimos la gran gestión que realiza la concejala de otro planeta, Ing. Marciana Valdivieso, quien es la activista más dinámica para convertir a Manta en una ciudad verde.

Le pedimos que al ceibo de la Plazoleta Azúa se lo declare árbol ciudadano con motivo del centenario de la cantonización de la ciudad.

Sembrar árboles

Los padres de familia, y de manera particular los maestros, deberían sembrar árboles ciudadanos.

Los medios de comunicación, emprender campañas para que los niños y ciudadanos adopten los árboles de nuestros parques y avenidas.

Las empresas productoras deberían concienciar a sus ejecutivos y trabajadores para que siembren árboles en sus viviendas y en los perímetros de sus instalaciones.

Las instituciones porteñas, proteger a los árboles, tratarlos como ciudadanos, reconocer sus derechos, protegerlos y exigir que las urbanizaciones y programas de vivienda se vendan con árboles en las casas.

Corolario

Naces en una cuna de madera y mueres en un ataúd de madera. El árbol es tu compañero eterno.  Salud por el árbol. Salud por el Ceibo del Amor y la Amistad de la Plazoleta Azúa.

ABRACE a un árbol, siempre, no solo en el día del amor y la amistad. (Joselías, 2021-02-12)