Como todos los años, cada 17 de noviembre se conmemora el Día Mundial del Niño Prematuro, fecha fijada para que los organismos de salud pública competentes encuentren los modos de informar a la población acerca de esta problemática mundial y así crear conciencia colectiva sobre la lucha extraordinaria que estos pequeños libran por su vida.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), cada año nacen unos 15 millones de niños prematuros y aproximadamente un millón de ellos mueren anualmente debido a complicaciones en el parto. Por esto se considera que la prematuridad es una de las causas principales de mortalidad de niños menores a cinco años.

Se considera un nacimiento prematuro cuando sale del vientre materno antes de cumplir las 37 semanas de gestación regular. Estos nacimientos tempranos se dividen en subcategorías, en función de la edad gestacional: primero, son los prematuros extremos que nacen en menos de 28 semanas; luego, los muy prematuros, que ven la luz del día entre la semana 28 y la 32; y, por último, los prematuros de moderados a tardío, que nacen después de las semanas 32 y 37 de su gestación.

Por ello, a poco de conmemorarse el Día Mundial del Niño Prematuro, especialistas de la ONG “Una Vida Por Dakota” recomiendan 5 cuidados a tener con un bebé prematuro, para prevenir cualquier complicación presente y futura:

LACTANCIA MATERNA: La lactancia materna es una de las formas más eficaces de garantizar la salud. Es un alimento ideal para los lactantes, puesto que tiene todos los nutrientes que el bebé necesita. Además, el calostro proporciona altas cantidades de inmunoglobulina, así como varios anticuerpos que ayudan al bebé a combatir virus, bacterias, infecciones u otras enfermedades como anemia, neumonía, entre otras.

VACUNACIÓN: La inmunización es fundamental para este grupo de edad, puesto que los bebés prematuros que logran sobrevivir corren un alto riesgo de padecer complicaciones futuras, como problemas cerebrales, respiratorios y digestivos; además de que son propensos a contraer enfermedades infecciosas, que se pueden prevenirse gracias a la vacunación, siendo necesario que la madre, durante la gestación, haya recibido las vacunas completas como lo son dT (previene difteria y tétanos), Hepatitis B e Influenza, para evitar estas complicaciones.

Si eres gestante y aún no completaste tu esquema de vacunación, recuerda acudir a los centros de salud públicos para completar tu esquema y proteger a tu bebé. Hay más de 1.900 establecimientos habilitados a nivel nacional. Ingresa a www.vacunarparalavida.ec y conoce el más cercano a tu localidad.

ALIMENTACIÓN SALUDABLE: Es importante que la madre del niño prematuro tenga una alimentación equilibrada y variada; así ella proporcionará todos los nutrientes que ayuden a su hijo a desarrollarse a través de la leche materna. Por ello, se recomienda comer frutas, verduras, cereales integrales, y lácteos, evitando en lo posible alimentos industrializados con alto contenido de grasa.

EVITAR AMBIENTES PÚBLICOS: Con la llegada del nuevo coronavirus, se recomienda no exponer al bebé a lugares públicos donde haya gran afluencia de personas. En lo posible, no salir de casa, puesto que el recién nacido es población vulnerable y estaría expuesto ante cualquier virus o bacteria.

“PLAN CANGURO”: Es un método eficaz de aplicar, fomentando la salud y bienestar del recién nacido prematuro. La principal función es mantener el contacto piel a piel del bebé con su madre, ya que ayuda a estabilizar rápidamente el nivel de oxigenación, respiración y frecuencia cardíaca.

FUENTE: Comunicado de la Organización No Gubernamental (ONG) Una Vida Por Dakota, firmado y fechado en Quito, Ecuador, y remitido a REVISTA DE MANABÍ, junto a la fotografía expuesta, por intermedio de PRNews Ecuador, con firma de Marcela Becerra H.