Ya está habilitado y sirviendo al público el nuevo paseo turístico dentro de la ciudad de Manta (Ecuador), levantado sobre el antiguo espigón de piedras que protegía de las olas del mar al puerto pesquero artesanal, clausurado definitivamente hace más de una década.

Este contenido es parte de REVISTA DE MANABÍ

Este innovador espacio de recreación social se halla justo al pie de la zona central histórica de la ciudad, separado únicamente por la avenida extendida sobre el malecón. Tiene un ambiente impregnado de naturaleza: junto a mar abierto, con numerosos árboles y varias especies de jardinería cuyas formas y colores impresionan por su belleza fresca y pura.

Muy a propósito con la modernidad actual, del apacible ambiente natural emerge la incorporación de tecnología hidráulica y lumínica en fuentes artificiales con diversas formas decorativas que cautivan durante las noches.

Y no solo eso. Está el decorado utilitario compuesto de barandillas y asientos para la contemplación y el solaz, además de amplios espacios para caminar y sociabilizar.

El jardín

El atractivo principal, sin embargo, es el intencionado ornamento de áreas con flora natural dispuesta en armonía entre varias especies de árboles y plantas ornamentales.

Árboles como tabebuia rosada, tabebuia amarilla, parkinsonia aculeata, palmas de las rocas, kigelia africana, palma botella, ficus, neen, algarrobo, guachapelí, olivo, acacia y leucaena, son acompañados de plumero rojo, durante, Isora, chifleras y césped filipino.

Algunas de estas especies ya estaban en este lugar desde hace muchos años, pero no podían ser apreciadas por las condiciones de abandono en las que se encontraba el antiguo espigón.

FUENTE: Gobierno Autónomo Descentralizado (GAD) del Cantón Manta, provincia de Manabí, República del Ecuador, mediante boletín y fotos remitidos por su Dirección de Comunicación Social.