En el mundo hiperconectado que vivimos actualmente, comunicarse en idioma inglés resulta casi indispensable, sobre todo porque esta lengua predomina en la tecnología que más influye nuestras vidas. De ahí que sea muy comprensible el interés de los jóvenes ecuatorianos por adoptar el inglés como su segunda lengua para enfrentar los desafíos profesionales del presente y el futuro.