Se trata de un monto no reembolsable, asignado mediante convenio de cooperación suscrito entre el Banco de Desarrollo del Ecuador (BDE – banca pública) que recibe el desembolso y la Agencia Francesa de Desarrollo (AFD) que lo confiere. Estos recursos están destinados para obras de agua potable, alcantarillado sanitario y manejo de desechos sólidos en los municipios ecuatorianos que lo requieren con prioridad.