La nueva Revista de Manabí por “un Manabí mejor”, nace con nuevos grandes temas provinciales. Gracias por esta nueva revista y por estar con las causas nuestras y continuar generando nuevos espacios de difusión.

Con seguridad nuestros aportes brindarán nuevos temas para el avance de nuestra tierra y sabernos con ansias de disfrutar la existencia de medios de comunicación modernos para lograr continuar unidos y no hundirnos como la provincia ombligo del Ecuador. Por su producción y proyección nacional e internacional, merece otro trato.

En realidad estamos atrapados o petrificándonos en el tiempo. Tiempos que vivimos para proyectarnos hacia otros horizontes por un mejor Ecuador, para lograr -como recalco- subir nuestra autoestima, sin fobias ni miedos, y dejar nuestra eterna discapacidad emocional. Para alcanzar el orgullo de quienes somos, con Alfaro a la cabeza y otros tantos hombres y mujeres ilustres que ha dado nuestra tierra llena de felicidad, que está y comienza en nuestra naturaleza y es el destino de dicha y prosperidad.

Estamos en el momento oportuno para crear un grupo con temas manabitas, rumbo al bicentenario provincial. Este grupo de trabajo bien pueden integrarlo, entre otros, los asambleístas de Manabí, los alcaldes, el prefecto, la gobernadora; estudiantes universitarios, empresarios, y todo aquel que quiera integrarse. Realizando sus primeras actividades desde su integración, para dejar a un lado la falta de oportunidades y más bien crearlas, como un nuevo reto que busque garantizar que Manabí continúa atento y esperando el despegue de sus megas obras ofrecidas, las mismas que son por un mejor Ecuador, extendiéndose a la región. Y con la supervisión necesaria para garantizar que nuestras propuestas vayan adonde tengan que ir y produzcan resultados reales.

Agregando que el grupo de trabajo sirva como un recurso valioso para avanzar sobre las condiciones actuales. El poder Ejecutivo puede ayudarnos, otro sería la Asamblea de la República. Analizando las estrategias que perseguimos por el bien de la Patria y combatir la negligencia en temas de Manabí.

De ser posible lograr un fondo destinado para esta causa y sin el temor a la confrontación de las ideas que nos permitan conversar a través de artículos de opinión, de redes sociales, con el fin de proponer y compartir reflexiones por una mejor provincia y un mejor país. No se puede vivir solamente de las palabras y ofrecimientos.

Ese es un pasado que no ha de volver. Por algo los sabios dijeron amén (M. Benedetti). Y eso es lo que debería suceder, y evitar el lloriqueo sobre la leche derramada, pues en cada nueva elección  los candidatos se ufanan con sus discursos pretensiosos de sacar a flote lo que el anterior no hizo. De palabra en palabra pasan los días, los meses y los años, y las promesas a cántaros se convierten en mentiras, entristeciendo más a los tristes y echándoles en sus hombros los fracasos.

Millón de éxitos y gracias por existir.

Alexander Rodríguez Molina, abogado.

alexander_rodriguez_m@hotmail.com

QUITO, 24 de febrero de 2016.