Angustia familiar por pescadores de Manta con COVID-19 en el Pacífico Sur

El 10 de mayo, en oportunidad del Día de las Madres, fue la última vez que familiares de los pescadores hicieron contacto con ellos, que ya navegaban en el ‘Charo’ (Foto enviada por David Ramírez).

Según autoridades, 29 de un total de 30 tripulantes del barco “Charo”, que zarpó de Manta, están contagiados con la enfermedad

David Ramírez* / Nueva York / 29-05-2020

Horas de incertidumbre viven los familiares de los 30 tripulantes del barco atunero ‘Charo’ y reportados con contagio de coronavirus.

El barco está en el área de la Polinesia Francesa, del Pacífico Sur. Se estima a unos 15 días de navegación desde Manta.

El barco atunero, propiedad de Conservas Isabel, zarpó de pesca el 30 de abril desde Manta. Hace pocos días fue reportado con toda su tripulación contagiada de COVID-19.

La embarcación estaba en faenas de pesca en el Pacífico Sur, a la altura de la Polinesia Francesa, donde -según los familiares- el pescador Jhonny Mero, de 47 años, había sido bajado a tierra en condición crítica, reportó Ecuavisa la noche de este jueves.

Anuncios

De acuerdo a ese medio, el barco de bandera ecuatoriana navegaba en el Pacífico Sur. En esas circunstancias, varios tripulantes empezaron a presentar problemas de salud, por lo que solicitaron auxilio por radio a los puertos más cercanos, hasta que finalmente recibieron respuesta en la ciudad de Papeete de la isla Tahití.

Autoridades de salud de Papeete intervinieron la embarcación e hicieron los exámenes respectivos, dando como resultado que 29, del total de 30 tripulantes del ‘Charo’, están contagiados de COVID-19.

Uno de los pescadores, Jhonny Mero, fue internado en un hospital de Tahití con graves síntomas de la enfermedad.

El Charo en plena faena pesquera (Foto remitida por David Ramírez).

La comuna de Papeete se encuentra en la isla de Tahití, en la subdivisión administrativa de las Islas de Barlovento, de las cuales Papeete es la capital administrativa bajo jurisdicción francesa.

De acuerdo con el reporte de Ecuavisa, el ‘Charo’ zarpó del puerto de Manta el pasado 30 de abril. Luego de varios días su ruta los llevó hasta Oceanía, a unos 8 mil kilómetros de Ecuador.

Desde Manta, familiares de los pescadores informaron que el 10 de mayo, en oportunidad del Día de las Madres, fue la última vez que tuvieron comunicación con el ‘Charo’. Desde entonces, perdieron comunicación con todos y no saben de ellos.

Anuncios

“Estamos desesperados. Han pasado muchos días que no sabemos nada de ellos. Queremos saber su estado de salud, queremos que nos ayuden”, dijo la esposa del pescador Jhonny Mero, entrevistada por Ecuavisa.

En declaraciones formuladas a Ecuavisa, Luigi Benincasa, director ejecutivo de la Asociación de Atuneros del Ecuador (ATUNEC), dijo que la empresa propietaria del barco está haciendo las gestiones para traer a los pescadores de regreso a salvo y que a diario monitorean la salud de los que aún permanecen a bordo.

Entre tanto, la Cancillería de Ecuador estableció contacto con la embajada del Ecuador en Francia, para que el comisionado francés en el archipiélago polinesio emprenda las acciones que correspondan para apoyar a los tripulantes ecuatorianos.

Anuncios

Entre abril y mayo, varios pescadores de Manta murieron con la COVID-19. La mayoría de ellos reportaron el contagio con el virus mientras estaban en faenas de pesca y al regresar quedaron en cuarentena en los barcos en la rada de Manta. En otros casos, los pescadores, entre ellos al menos cuatro capitanes, fallecieron en sus casas o en hospitales.

Una vez que se hizo público el contagio comunitario y la muerte de los pescadores en varios barcos de la flota atunera de Manta, las autoridades de la ciudad tardíamente intervinieron para disponer que los pescadores contagiados, que estaban en cuarentena en las embarcaciones, fueran trasladados a centros de asistencia en tierra.

El portavoz de ATUNEC, en su oportunidad, confirmó que en algún momento hubo hasta 15 barcos en cuarentena en la rada de Manta. Así mismo, esta entidad dijo que, tanto los barcos como los pescadores, eran sometidos a controles de bioseguridad, antes de iniciar operaciones de pesca.

* David Ramírez, periodista ecuatoriano residente en Estados Unidos, es editor de El Diario de Nueva York.