La agricultura orgánica está de vuelta y se afianza en Ecuador

Los consumidores del mundo prefieren, cada vez más, productos agrícolas libres de agroquímicos y cultivados protegiendo el ambiente natural y los derechos de los cultivadores./ AGROCALIDAD

“La agricultura orgánica es un sistema de producción que trata de utilizar al máximo los recursos de la finca, dándole énfasis a la fertilidad del suelo y la actividad biológica; y, al mismo tiempo, a minimizar el uso de los recursos no renovables y no utilizar fertilizantes y plaguicidas sintéticos, para proteger el medio ambiente y la salud humana. La agricultura orgánica involucra mucho más que no usar agroquímicos.”

La definición precitada pertenece a la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO, siglas del nombre inglés) y con ella inicia el artículo informativo “¿Qué es la agricultura orgánica?” publicado en el sitio www.fao.org. Pero no es más de lo que nuestros agricultores ecuatorianos de cepa hacían hasta hace menos de un siglo, cuando prescindían totalmente de agroquímicos y cuidaban celosamente el ecosistema que les daba el sustento familiar.

Y no por simple gusto la Agencia de Regulación y Control Fito y Zoosanitario (Agrocalidad), como autoridad nacional competente de la producción orgánica en el Ecuador, ha vuelto su mirada atrás e impulsa la producción agropecuaria “a la antigua”. Acaba de desarrollar siete jornadas virtuales acerca de este tema, que fueron organizadas desde la realidad del territorio y ejecutadas durante los meses de agosto y septiembre del 2020.

Ha justificado ese evento reconociendo que, a nivel global, los consumidores de hoy son más conscientes a la hora de decidirse por un alimento. Buscan que este sea seguro, nutritivo y que venga de sistemas de producción amigables con el ambiente y con la responsabilidad social. Y explica que, a consecuencia de ello, en el Ecuador está retornándose a la producción orgánica, que hasta este momento (como lo fue en el pasado) se halla en manos de pequeños productores. El 98 % de quienes se dedican a esta actividad son parte de la agricultura familiar campesina.

Algunos de los conferenciantes durante el acto promocional desarrollado por AGROCALIDAD a través de Internet./ AGROCALIDAD

Las jornadas divulgativas y promocionales de Agrocalidad tuvieron como objetivo impulsar la producción, el procesamiento y la comercialización orgánica en el Ecuador. Para esto hubo exposiciones orales de temas tales como: mercado, regulación, puntos críticos para la certificación orgánica, tecnologías e insumos disponibles, apoyo gubernamental y no gubernamental, las estrategias y los desafíos que han afrontado los operadores para la implementación de sistemas orgánicos, entre otros.

En la última jornada participó Agustín Zimmermann, representante de FAO en Ecuador, quien habló acerca de la “Experiencia de FAO hacia el impulso de cadenas productivas de la Agricultura Familiar Campesina (AFC) provenientes de sistemas de producción orgánica” y las líneas de acción en 17 provincias ecuatorianas, que incluyen fomento de modelos productivos sostenibles, agregación de valor, fomento de cadenas de comercialización, acceso a financiamiento, cooperación sur, diálogo e intercambio de saberes, capacidades de comunicación comunitaria y los procesos organizativos.

Ana Karina Torres, analista máster de Investigación de Mercados y Desarrollo de Productos en BanEcuador (banca pública), expuso sobre el “Fomento de la producción orgánica a través de líneas de crédito” adaptadas para los sistemas de producción, procesamiento y comercialización orgánica: microempresas, pymes, micro agropecuario, asociaciones, y su línea especial “Súper Mujer Rural”.

Tatiana Salas, directora de Productividad de la Subsecretaría de Producción del MAG (Ministerio de Agricultura y Ganadería) habló acerca de “Estrategias de fomento para la producción orgánica”, como el desarrollo de capacidades de técnicos de esta institución, transferencia de tecnología, campañas de información y promoción del sistema productivo, investigación, desarrollo de mercado e innovación,  conexiones comerciales, generación de sistemas de información, desarrollo de instrumentos de fomento y educación pública.

David Sánchez, especialista de Circuitos Alternativos de Comercialización de la Subsecretaría de Agricultura Familiar y Campesina del MAG, expuso sobre “Comercialización asociativa de la AFC para promover la producción orgánica en el Ecuador”. Los productores de la AFC se encuentran georeferenciados en los espacios de comercialización que ha promovido la Secretaría, como canastas, ferias, puntos de venta, tienda campesina, venta en finca, abastecimiento directo, agroturismo; y en los hoteles, restaurantes y cafeterías (HORECA).

Germán Lynch, director nacional de Articulación Comercial del Instituto Nacional de Economía Popular y Solidaria (IEPS), presentó su ponencia sobre “Apoyo a la producción orgánica”. El IEPS ha asesorado a productores para que trabajen de manera asociativa, logrando 4.000 organizaciones de la economía popular y solidaria registradas, de las cuales 44 son orgánicas. El IEPS dispone del Programa de tenderos, siembra por contrato y proyecto de tiendas solidarias, este último potenciado con el uso de plataformas virtuales que ha generado 166 enlaces comerciales, en donde se han registrado 90 actores y 150 productos disponibles, con facilidades de pago facturación y marketing digital; logrando que en la pandemia se facturen $1´200.000

Hitler Troya, gerente de la Asociación Agropecuaria Artesanal de Productores Orgánicos Cuencas Del Rio Mayo (ACRIM), habló sobre “Valor agregado de la producción de café orgánico”. (ACRIM, actor de la economía popular y solidaria con su marca de café MAYU, ha logrado obtener una certificación como pequeños productores de comercio justo, y compite con calidad). Su gerente destacó que el volumen de producción del país es bajo para poder competir con otros países de la región.

Santiago Peralta, CEO (director ejecutivo) y cofundador de PACARI, expuso acerca de “Comercializar productos de calidad,  clave del éxito”. El modelo de negocio de PACARI es estudiado en universidades como Harvard, logrando 400 reconocimientos alrededor del mundo con la marca y la aceptación de 42 mercados internacionales.

Las siete jornadas virtuales alcanzaron a cerca de 40 mil personas y contaron con el apoyo de productores orgánicos, empresa privada, instituciones públicas, organismos de cooperación internacional y la academia, que unieron esfuerzos e hicieron posible el desarrollo de estas actividades que fortalecen las capacidades de los operadores e interesados en incursionar en la producción orgánica.

FUENTE: Boletín y fotos proporcionados por AGROCALIDAD (Quito), dependencia del Ministerio de Agricultura y Ganadería del Ecuador.