Pese a la reconstrucción de unas partes y al mantenimiento extraordinario en otras, la infraestructura hidráulica (agua potable y alcantarillado) de la ciudad de Manta muestra signos de agotamiento por muchos lados.