Lo brinda una clínica privada ultramoderna que acaba de establecerse en la ciudad de Bahía de Caráquez (Ecuador) y tiene capacidad para atender las necesidades de los pacientes dispersos en la zona noroccidental de la provincia de Manabí.